Mantenimiento de tu coche, cómo hacerlo según el tipo de coche que tengas
08/09/2019 11:30:00

A la hora de comprar un coche, la mayor parte de compradores desconoce o ni siquiera se plantean nada acerca del mantenimiento de este. ¿Cuánto mantenimiento necesitará? ¿Qué tipo de mantenimiento requerirá?¿Será un mantenimiento costoso?

Desde ya os queremos decir que un mantenimiento apropiado ayudará a que el valor del vehículo se mantenga durante más tiempo y, por eso, es muy importante que conozcas cuáles son los puntos básicos que debes mantener en tu coche.

En muchas ocasiones, cuando pensamos en el mantenimiento del coche pensamos en las típicas cosas sencillas, limpieza interior y exterior, revisiones periódicas, etc. Pero la verdad es que cada coche necesita un mantenimiento especial y depende, en gran medida, del tipo de motor del vehículo ya que las prestaciones y necesidades de un coche eléctrico, un diésel, un automático o un híbrido son totalmente diferentes.

Para que puedas disfrutar al cien por cien de tu coche, intentaremos dar algunos consejos sobre el mantenimiento de un coche según el tipo de motor.

Mantenimiento coche diésel

Los coches que cuentan con motor diésel son los que más abundan en las carreteras españolas, y aunque tienden a ser duraderos, se les debe proporcionar un mantenimiento específico.

  1. El principal punto que infiere directamente en el estado de salud de un coche diésel es la calidad del combustible. Si utilizas un combustible diésel más económico pero que contenga muchas impurezas o partículas, estas pueden acabar dañando el motor a largo plazo ya que los filtros pueden no son suficientes y, por lo tanto, acabar siendo mucho más costoso. Por lo tanto, la primera recomendación sería el uso, siempre que sea posible, de un combustible diésel de calidad. Una forma sencilla y efectiva para fomentar de dejar que el filtro actúe es mantener la misma velocidad durante, al menos, media hora en carretera.
  2. Se recomienda dejar el motor encendido unos segundos tras una subida o tras haber circulado largo rato para que el motor y el aceite puedan enfriarse ya que hay que dejar tiempo para que el motor y el aceite se enfríen.
  3. Reposta gasolina antes de que el carburante llegue al final del depósito. Si puedes, evita que la señal de carburante se encienda ya que así el motor NO cogerá las partículas de plomo y gravilla que se acumulan en el fondo y evitarás que se dañe.
  4. Cuando acudas a la revisión de tu coche, recuerda que debería ser anualmente, pide que purguen el motor en las revisiones y haz hincapié en el filtro de humedad. Si la humedad llega al sistema de inyección romperá la bomba, causando grandes desperfectos. Además, se recomienda evitar el uso de biodiésel ya que contiene más humedad que el gasoil. Grandes marcas de coches como BMW, Volkswagen o Seat desaconsejan su uso.

Aplicando estos trucos en tu día a día alargarás la vida de tu motor diésel, evitando problemas y averías caras en el futuro.

Mantenimiento coche gasolina

El motor es el componente más importante de todos los vehículos pero, en el caso de los coches con motor gasolina, su importancia es incluso mayor. Por este motivo, conservar y cuidar el motor para que dure más tiempo es clave para alargar la vida de tu coche de gasolina.

El mantenimiento básico que debemos hacer a un coche gasolina es:

  1. Debemos revisar y mantener las válvulas de escape y de admisión limpias. Esto ayudará a que el motor trabaje de forma normal.
  2. Cuidar las bujías del motor es fundamental. Conviene revisarlas cada 30.000 o 60.000 km.
  3. Aprovecha las inercias de movimiento que se producen en la carretera, como las bajadas, para no abusar innecesariamente del motor. Esto ayudará a que no lo fuerces, ahorres combustible y le alargues la vida.
  4. Conduce sin acelerones ni grandes revoluciones. Conseguirás reducir la emisión de gases contaminantes y el consumo de energía y, de esta manera, tu motor no se desgastará tanto.

Un coche con motor de gasolina vivirá más tiempo si, además, lo sometes a revisiones periódicas y reemplazas las piezas problemáticas.

Mantenimiento de un coche eléctrico

Debido a que la morfología de los vehículos eléctricos es diferente a la de los coches convencionales, los cuidados serán otros, y en este caso, mucho menores.

Los vehículos eléctricos presentan un motor y una tecnología mucho más básica, ya que, debajo del capó, solo existen cables y los depósitos rellenables para el agua y el líquido de frenos. Atrás quedaron ya las correas, bujías, bielas, caja de cambios y embrague, entre otras cosas.

Debido a esto, el único mantenimiento que se aconseja para este tipo de coches es:

  1. Cambio de neumáticos cada 6 meses o cuando la banda de rodadura se haya gastado.
  2. Sustitución del líquido de frenos cada 50 000 km.
  3. Cambio del filtro de aire cada 12.000 Km.
  4. Sustitución del refrigerante de las baterías cada 120.000 km

Es importante que conozcas que la única gran avería que pueden sufrir los eléctricos es la rotura de la batería. Este hecho sí supone un alto coste puesto que cambiarla puede costar alrededor los 10.000 €.

Como ves, el mantenimiento básico de un coche eléctrico queda reducido a las simples revisiones periódicas, limpieza y recambios pertinentes.

Elijas el coche que elijas, dale importancia, cuida al mantenimiento de tu coche ya que podrás disfrutar mucho más tiempo de él y, además, conseguirás que su valor sea más alto si en algún momento decides venderlo.

Go back