¿Cada cuánto tiempo debes revisar los neumáticos de tu coche?
08/09/2019 11:30:00

Antes de hablar sobre cada cuánto tiempo es necesario revisar los neumáticos de tu coche, es importante hacer hincapié sobre la función de los neumáticos en un coche.

De forma genérica podemos decir que los neumáticos de tu coche son determinantes en la eficacia y seguridad de este porque transmiten la potencia del motor y las fuerzas que conducen, detiene y guían un coche, además de soportar su peso sobre diferentes superficies.

Pero más concretamente, ¿para qué sirven los neumáticos?

  1. Soportar Peso: Los neumáticos son la base de un coche, y debe resistir altas transferencias de carga tanto en la aceleración como en el frenado.
  2. Absorbe irregularidades: el neumático asegura comodidad al conductor porque tiene la capacidad de amortiguar, junto a los amortiguadores, desigualdades de la calzada.
  3. Frenado del coche: el neumático debe brindar seguridad a través de un óptimo agarre, permitiendo frenar de forma eficiente.
  4. Dar dirección: El neumático guía el coche brindando estabilidad en su trayectoria.
  5. Influyen de forma directa en el consumo de combustible: como vimos en el post sobre cómo ahorrar combustible, el estado del neumático está directamente involucrado en esta cuestión.

Como vemos, los neumáticos son tan importantes a la hora de conducir. Pero, ¿cada cuánto se deben revisar y comprobar su correcto estado?

  1. El primer punto a revisar es la presión: Una presión adecuada de los neumáticos es fundamental para conseguir las mejores prestaciones de los mismos y por ello, hay que revisar el inflado de los neumáticos una vez al mes y/o cada vez que salgamos de viaje.
    • La presión ideal es la que recomiendan los fabricantes en función de distintas condiciones: número de pasajeros, velocidad, equipaje.
    • Un neumático puede ir perdiendo presión, además de por causas físicas naturales, por deterioro de la válvula, llanta, roces, etc...
    • Una presión baja acelera el desgaste del neumático, aumenta la resistencia a la rodadura y, por tanto, contribuye al aumento del consumo.
    • Un neumático con un inflado superior al indicado por el fabricante disminuye la superficie de contacto de la goma con el asfalto y, por tanto, la adherencia, además de provocar un desgaste anómalo.
    • La presión de los neumáticos de cada vehículo está puesta en el libro de mantenimiento del coche y también en las puertas de este.
  2. Desgastes anómalos de los neumáticos: Los neumáticos pueden sufrir desgastes ajenos al uso normal de los mismos por varias causas:
    • Alineación inadecuada de la dirección.
    • Desequilibrio de pesos del conjunto llanta/neumático.
    • Problemas con los amortiguadores.
    • Presiones inadecuadas.
  3. Por lo tanto, además de revisar las presiones, hay que comprobar cada cierto tiempo que el desgaste de los mismos sea uniforme a lo largo y ancho de toda la circunferencia. Desde doppo, te recomendamos que revises el estado de los neumáticos una vez al mes juntamente con la presión de los mismos. La frecuencia con la que hay que revisar la presión de los neumáticos también es aplicable a la rueda de repuesto. No querríamos vernos en la situación de tener que cambiar una de las oficiales y encontrarnos con un neumático que también está desinflado.

    Por último, hay que recordar que tener a punto los neumáticos no solo te beneficia a ti y a tu coche sino al medio ambiente ya que, según datos de Bridgestone, el 81% de los conductores de la UE circula con la presión de los neumáticos baja, algo que repercute negativamente en el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Este hábito supone un gasto extra de 4.000 millones de litros de combustible y la emisión de 9,3 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Go back